Cambios en los patrones de conducta, bajo rendimiento escolar, dejar de socializar e inexpresividad son algunos de los signos de conducta suicida.
Redacción Doctor's Help
Ciudad de México a 10 enero, 2019
Redacción Doctor's Help
Ciudad de México a 10 enero, 2019

El suicidio es prevenible si los signos de alarma se detectan a tiempo, por ello, es fundamental que tanto el paciente, como los familiares y los profesionales de la salud del primer nivel de atención los identifiquen, a fin de canalizar al paciente al servicio médico especializado, señaló Francisco Ángel Nente Chávez, coordinador médico del Centro Comunitario de Salud Mental de Iztapalapa (CECOSAM).

Las redes sociales, la escuela, la iglesia y la familia son clave para brindar ayuda a los pacientes, es decir, que además del personal de salud es importante que estos sectores también participen en actividades preventivas, mencionó el especialista.

Nente Chávez explicó que el CECOSAM-Iztapalapa otorga mil consultas al año, en las cuales cerca del 20% de los pacientes presenta trastornos afectivos como depresión, ansiedad y bipolaridad. Mientras que en el 10% se observa una conducta suicida, la cual aumenta ante factores estresantes como la Navidad y los exámenes de admisión.

El suicidio consumado es mayor en hombres, ya que al ser más violentos lo ejecutan más y lo intentan menos; en tanto que las mujeres son menos violentas y por eso no llegan al suicidio, sin embargo, lo intentan más veces.

Aseguró que dentro de los factores de riesgo para cometer suicidio se encuentran los problemas familiares como el maltrato, abandono, desintegración familiar, pobreza, uso de sustancias como alcohol o drogas ilícitas, ansiedad, depresión, autolesiones y los antecedentes familiares de suicidio.

Y añadió que el cambio hormonal que se produce durante el ciclo menstrual de la mujer reduce el nivel de estrógeno, lo que puede ocasionar que se agrave la depresión u otra enfermedad mental de base que padezca y la lleve al intento o consumación del suicidio.

Detalló que los principales signos de una conducta suicida son:

Cambios en los patrones de conducta, bajo rendimiento escolar, dejar de socializar, inexpresividad, cambio de apariencia o vestimenta, así como expresiones de ideas suicidas.