Elegancia renovada dentro de 28 mm de diámetro
Simón Abdul
Ciudad de México a 6 septiembre, 2018
Simón Abdul
Ciudad de México a 6 septiembre, 2018

Desde su primera aparición en 1945, el modelo Datejust ha impuesto un estilo con prestaciones técnicas propias de Rolex, motivo que lo ha llevado a convertirse en uno de los productos icónicos de la marca.

Pero no fue sino 13 años más tarde cuando hizo su aparición el Lady-Datejust con una caja más pequeña, donde se sumaron todos los atributos con los que contaba su antecesor.

Con un diámetro de 28 mm, este guardatiempos es un legado de elegancia y funcionalidad pensado para la muñeca femenina. Es un hito de la relojería, que cuenta con cronómetro y calendario como dos de los movimientos concebidos desde un inicio en la fabricación.

Rolex Lady-Datejust 28 mm

El Lady-Datejust 28 de la línea Oyster Perpetual, está hecho en acero Oystersteel y oro de 18 quilates con un bisel estriado del mismo material. Para proteger los 10 diamantes que emulan los indicadores de las horas, posee un cristal de zafiro enmarcado por una corona enroscada con sistema de doble hermeticidad Twinlock en tono dorado, que en conjunto lo vuelven tan resistente que puede sumergirse hasta una profundidad de 100 metros.

Mientras que el calibre 2236 con movimiento mecánico de cuerda automática por rotor bidireccional, le permite ser más preciso; además, dispone de cambio de fecha instantáneo a las 3 horas y presenta el emblema de la casa suiza a las 12 horas.  

Cuando le echamos un vistazo a la parte más técnica, el oscilador (que ofrece una resistencia a los golpes 50% mayor) posee un espiral Syloxi de silicio con geometría patentada por la maison que se integra con la rueda de escape paramagnética en níquel-fósforo y a su volante de inercia variable que brinda una reserva de marcha de aproximadamente 55 horas.

Sin embargo, la portabilidad ya es un clásico: el brazalete tipo Jubilé de cinco eslabones macizos (dos laterales satinados en acero y tres interiores pulidos en oro amarillo de 18 quilates), y el broche de cierre es invisible y desplegable gracias al sistema Crownclasp.