{«dynamic»:true,»content»:»post_excerpt»,»settings»:{«before»:»»,»after»:»»,»words»:»»,»read_more_label»:»»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_author»,»settings»:{«before»:»»,»after»:»»,»name_format»:»display_name»,»link»:»off»,»link_destination»:»author_archive»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_date»,»settings»:{«before»:»Ciudad de M\u00e9xico a «,»after»:»»,»date_format»:»default»,»custom_date_format»:»»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_author»,»settings»:{«before»:»»,»after»:»»,»name_format»:»display_name»,»link»:»off»,»link_destination»:»author_archive»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_date»,»settings»:{«before»:»Ciudad de M\u00e9xico a «,»after»:»»,»date_format»:»default»,»custom_date_format»:»»}}
calentamiento global

Los gobiernos deben triplicar la ambición de sus compromisos climáticos para poder limitar el calentamiento global en 2 °C a finales de siglo, como lo establece el Acuerdo de París, revela un informe de ONU Medio Ambiente presentado en la capital francesa.

Si la comunidad internacional se propone ir más allá y alcanzar el objetivo de 1.5 °C para mantener al planeta en un entorno climático seguro, entonces la acción de los compromisos nacionales deberá ser cinco veces mayor a la prometida hasta el momento, concluye el informe sobre la Brecha de Emisiones 2018.

El reporte muestra que en el año 2017 las emisiones de gases de efecto invernadero volvieron a aumentar después de tres años de estabilidad, y destaca la necesidad de que comiencen a disminuir antes de 2030, para garantizar el cumplimiento del objetivo de 2 °C.

Si continúan las tendencias actuales, el calentamiento global será de 3 °C para finales de siglo, y a partir de entonces será aún mayor, indica el estudio.

Lo anterior significa que las emisiones globales alcanzaron niveles históricos de 53.5 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (GtCO2e), y que no hay evidencia de que comiencen a disminuir en los próximos años.  

Solo 57 países están en camino de iniciar una tendencia a la baja antes de 2030. En general, si se quiere poner al mundo en vías de limitar el calentamiento global a 2 °C, para 2030 las emisiones globales de GEI deben ser aproximadamente 25% menores que en 2017.

Este análisis y una revisión del progreso de los compromisos nacionales en virtud del Acuerdo de París, dejan claro que el ritmo actual de la acción nacional es insuficiente para cumplir sus objetivos. El aumento de las emisiones y la lentitud en la acción implican que la brecha de emisiones sea ahora más grande que nunca.

El foco rojo

«El reciente informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) acerca del calentamiento global de 1.5 °C, activó las alarmas de incendio a nivel global. Este reporte investiga las causas de ese incendio”, dijo la directora ejecutiva adjunta de ONU Medio Ambiente, Joyce Msuya.

“La ciencia es clara: los gobiernos deben avanzar más rápido y con mayor urgencia. La buena noticia es que tenemos a nuestro alcance todos los medios para extinguir el incendio”, Joyce Msuya, directora ejecutiva adjunta de ONU Medio Ambiente.

Si bien los autores resaltan que es posible mantener el calentamiento global por debajo de los 2 °C, la evaluación emite una advertencia clara: el tipo de acción drástica y a gran escala que necesitamos con urgencia aún está por verse.

El documento presenta una nueva perspectiva sobre las acciones requeridas para cumplir los objetivos climáticos y ofrece una hoja de ruta para implementar medidas transformadoras en la política fiscal, el campo de la innovación y la acción climática del sector privado y subnacional, de la cual hace una revisión exhaustiva.

Organismos comprometidos

Gobiernos municipales, estatales y regionales, empresas, inversionistas, universidades y organizaciones de la sociedad civil se comprometen aún más con la acción climática audaz. Estas instituciones son cada vez más reconocidas como un elemento clave para lograr los objetivos globales. Aunque las estimaciones sobre el potencial de reducción de emisiones de estos sectores varían ampliamente, algunos mencionan hasta 19 GtCO2e para 2030, lo que sería suficiente para cerrar la brecha objetivo.

Este escenario, acompañado por una política fiscal cuidadosamente diseñada, tiene un potencial aún mayor.

«Cuando los gobiernos implementan impuestos a los combustibles fósiles y medidas de política fiscal para subsidiar las alternativas de bajas emisiones, pueden estimular las inversiones correctas en el sector energético y reducir significativamente las emisiones de carbono», afirmó Jian Liu, científico jefe de ONU Medio Ambiente.

“Afortunadamente el potencial de utilizar la política fiscal como un incentivo, es cada vez más reconocido. Ya están implementadas o programadas 51 iniciativas de fijación de precios del carbono que cubren aproximadamente el 15% de las emisiones globales”, agregó.

“Si se eliminaran todos los subsidios a los combustibles fósiles, las emisiones globales de carbono podrían reducirse hasta un 10% para 2030. También es esencial establecer el precio correcto del carbono; a 70 dólares USD por tonelada de CO2, en algunos países es posible reducir las emisiones hasta 40%», Jian Liu, Científico Jefe de ONU Medio Ambiente.

Estas alternativas mejoran cuando los gobiernos adoptan soluciones innovadoras. El informe describe cinco principios clave para acelerar la innovación baja en carbono, entre estos, la absorción de riesgos por parte del sector público para hacer posible la comercialización de tecnologías.