{«dynamic»:true,»content»:»post_excerpt»,»settings»:{«before»:»»,»after»:»»,»words»:»»,»read_more_label»:»»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_author»,»settings»:{«before»:»»,»after»:»»,»name_format»:»display_name»,»link»:»off»,»link_destination»:»author_archive»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_date»,»settings»:{«before»:»Ciudad de M\u00e9xico a «,»after»:»»,»date_format»:»default»,»custom_date_format»:»»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_author»,»settings»:{«before»:»»,»after»:»»,»name_format»:»display_name»,»link»:»off»,»link_destination»:»author_archive»}}
{«dynamic»:true,»content»:»post_date»,»settings»:{«before»:»Ciudad de M\u00e9xico a «,»after»:»»,»date_format»:»default»,»custom_date_format»:»»}}
Bufanda

Bioscarf es la nueva bufanda (con un diseño que se encuentra en proceso de patente) que incorpora un un filtro particular en su tela. Ya sea que salgas a pasear en bicicleta, viajes en autobús o en avión, o simplemente camines por la calle, este accesorio brinda a sus usuarios comodidad y protección donde, y cuando sea necesario.

Si se ajusta correctamente, esta prenda protege a las personas de aquellos componentes que están asociados a la contaminación del aire en todo el mundo. Tiene una calificación de N95, ya que es capaz de bloquear las partículas en el aire que no son a base de aceite (.3 micras de tamaño o mayor).

«Estaba buscando una manera de protegerme en el camino sin tener que usar una máscara, se lo mencioné a mi esposa, se le ocurrió la idea y la trajo a la vida», dijo Carlton Solle, cofundador de la marca.

Bioscarf fue diseñada para soportar todas las condiciones climáticas a las que se enfrente gracias a su forro hecho con botellas de agua PET (recicladas al 100%), al igual que las etiquetas de la firma. A pesar de su composición, la bufanda es extremadamente suave, cálida, moderna y funcional, y está disponible en varios colores.

La Organización Mundial de la Salud considera que la contaminación del aire es uno de los principales riesgos para la salud a nivel mundial. Las emisiones de los vehículos, el uso de combustibles fósiles, la quema de basura y el polvo se combinan para hacer una “peligrosa sopa química” que pone a millones de personas en todo el mundo en riesgo de padecer enfermedades respiratorias.

«Los expertos dicen que más de 2 mil millones de niños en todo el mundo respiran aire tóxico y nadie está hablando de ello. Es hora no solo crear conciencia sobre este problema, sino de lo más importante, dar a las personas que no tienen los medios para protegerse a sí mismos, ayudarles a protegerse de la contaminación del aire a diario», afirmó Hazel Solle, creadora del concepto.