¿Estas preparando un platillo espectacular y crees tener todos los ingredientes necesarios, pero te das cuenta que te hace falta romero o canela y corres por todos lados tratando de conseguirlos?, pues la buena noticia es que estos ingredientes se pueden sustituir, gracias a los aceites esenciales; son preparaciones realizadas como bien lo dice su nombre con esencias de plantas y sus componentes naturales son una buena alternativa a aquellos productos demasiado procesados o sintéticos.

Si estas sustancias son extraídas de forma correcta sus beneficios pueden ser muchos y se pueden utilizar de diferentes maneras, las antiguas civilizaciones las ocupaban para prácticas medicas, higiénicas, cosmetológicas y hasta religiosas.
Esta técnica es una derivación de la herbolaria que consiste en utilizar todos los componentes extraídos de las plantas para tratar malestares y enfermedades como estrés, ansiedad o depresión, incluso tienen propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y fungicidas dependiendo del tipo de vegetal del que se extraigan, estimulan los sentidos ayudando a la disminución del estrés y al retraso del envejecimiento de las células.

Ahora que sabemos sus múltiples usos y beneficios conozcamos por que son útiles en la cocina, si te atreves a utilizarlos te garantizamos que tus platillos tendrán un toque único, eso si cabe mencionar que antes de cocinar con ellos debes conocer que no todos son comestibles como:

  • Abeto negro
  • Ciprés
  • Geranio
  • Incienso
  • Tea Tree
  • Mirra
  • Nardo
  • Sándalo
  • Vetiver

La cantidad que se agregue a las preparaciones dependerá del aceite en particular qué se eligió, del gusto o si será utilizado para sustituir ingredientes crudos, frescos o secos; es importante saber las medidas.

Hay que comenzar poco a poco, mas si es la primera vez que vamos a experimentar, podemos apoyarnos con la técnica del palillo, que consiste en sumergirlo muy poco en el aceite para después mezclarlo en la preparación.

Otra forma es utilizar un gotero y así poder controlar la medida de forma más sencilla.
Por otro lado, existen aceites que sí los podemos consumir y a la hora de comprarlos debemos fijarnos en los componentes, estos nos darán una mejor idea si tiene químicos o es un producto puro, la calidad de las plantas, su producción y hasta su almacenamiento, estos serán puntos importantes que debemos tomar en cuenta.

  • Menta: una gota es mas que suficiente para darle sabor a tu infusión favorita de las mañanas.
  • Toronja y naranja: es ideal para utilizarlo en salsas, vinagretas o para aromatizar algún platillo por su alto contenido en antioxidantes.
  • Orégano: agrégalo a las pastas, arroces o guisados mas especiados como adobo.
  • Canela: Se utiliza para infusiones, postres o guisados.
  • Mostaza: se puede agregar en platillos salados o vinagretas.
  • Romero: basta con agregarle una gota a algún coctel, guisado o salsa.
  • Tomillo y albahaca: ayuda a realzar el sabor de las vinagretas y es buen compañero de los guisados con pescado o res.
  • Limón o lima: estos aceites son ideales para preparar bebidas y cocteles, postres como la carlota o helado y platos que tengan como base mariscos o pescados.

Ahora que conoces las alternativas que existen con estos aceites, ¿te atreves a probarlos?