Empaques biodegradables

Empaques biodegradables

Transportar comida ha formado parte de nuestras vidas por mucho tiempo, pero con la llegada del COVID-19 tomó a restauranteros y a sus clientes por sorpresa, desde entonces surgió la gran necesidad de poder empacar los alimentos para conservarlos bien pero sin dañar el medio ambiente.

(más…)

México: 8vo. lugar en construcción sustentable a nivel mundial

México: 8vo. lugar en construcción sustentable a nivel mundial

USGBC introdujo LEED v4.1, la más reciente actualización del sistema de certificación, y lanzó versiones beta para edificios ya construidos.

El  Consejo Estadounidense de Edificación Sustentable (US Green Building Council, USGBC, por sus siglas en inglés), creador del Sistema de Certificación LEED para edificios verdes, publicó la lista anual de los 10 Países y Regiones con Más Certificaciones LEED sin incluir a los Estados Unidos.

México se ubicó en el octavo lugar gracias a sus 370 edificios con esta certificación y más de 8.4 millones de metros cuadrados brutos de espacio certificado.

La lista reconoce aquellos mercados que usan LEED para crear lugares más saludables para las personas y que consumen menos energía y agua, disminuyen las emisiones de carbono y contribuyen a que las familias y las empresas ahorren dinero.

«En los últimos 25 años, LEED ha desempeñado un papel crucial para las iniciativas de sustentabilidad en todo el mundo», dijo Mahesh Ramanujam, presidente y director general del USGBC y Green Business Certification Inc. (GBCI), entidad internacional a cargo de la certificación de los proyectos LEED.

«La lista de los 10 Principales Países y Regiones representa a una comunidad mundial de dedicadas compañías y profesionales de la construcción verde que pertenecen al USGBC y comparten el compromiso de mejorar nuestra calidad de vida. Un mejor futuro demanda una norma universal de vida que no excluya a nadie; ese futuro simplemente no sería posible sin la extraordinaria labor realizada en estos países», agregó.

La Torre BBVA Bancomer y la Torre Diana en la Ciudad de México, así como la Torre KOI en Monterrey, ayudaron al país a pasar del noveno al octavo puesto entre el año previo y 2018.

La lista clasifica a países y regiones con base en los metros cuadrados brutos acumulados con certificación LEED al 31 de diciembre de 2018, y representa 7 mil 798 proyectos certificados y más de 210 millones de metros cuadrados brutos de espacio.

LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), es el programa de certificación de edificios verdes más usado en el mundo al contar con 96 mil 275 proyectos registrados y certificados en más de 167 países y territorios.

La clasificación completa es la siguiente:

En el primer sitio se encuentra China con un total de 1,494 proyectos y 68.8 millones de metros cuadrados de construcción certificada; le sigue Canadá y la India con 3,254 proyectos (46.8 millones de ) y 899 proyectos (24.8 millones de ) respectivamente.

En cuarto lugar se ubica el país de la samba, Brasil, con 531 construcciones y 16.7 millones de metros cuadrados brutos, seguido de Corea del Sur con 143 (12.1 millones de ), Turquía con 337 edificaciones (10.9 ) superando por 10 proyectos a Alemania con 327 estructuras certificadas (8.4 ).

Inmediatamente después aparece México, y le suceden la ciudad de Taiwán y España con 144 y 299 proyectos cada uno).

«Es importante destacar el crecimiento de LEED en nuestro país y cómo no habría sido posible sin el apoyo, la dedicación y el interés de la comunidad de la construcción sustentable en México, comunidad que sigue aspirando a lograr más», dijo Alejandra Cabrera, directora general de Sustentabilidad para México, A.C. (SUMe).

El águila real mexicana al borde de la extinción

El águila real mexicana al borde de la extinción

Territoriales y protectoras de su zona, forman parejas de por vida siempre y cuando alguno de los dos no perezca.
El pasado 13 de febrero se conmemoró el Día Nacional del Águila Real, símbolo de la mexicanidad. En la actualidad este ejemplar cuenta con solo 156 parejas, colocando a esta especie en la lista de aquellas en peligro de extinción, alertó Enrique Cisneros, coordinador técnico de Proyectos Especiales e Innovación del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza.

El águila calva, símbolo de los Estados Unidos, pasó por una situación similar en la década de los 30 al estar en peligro de extinción, pero el gobierno invirtió varios millones de dólares, realizó campañas de educación y concientización, y formó un marco legal para su conservación, esfuerzos con los que logró recuperarla.

En entrevista con la Agencia Notimex, el especialista dijo que esta ave, representada en el escudo de nuestra Bandera Nacional, es un símbolo que se porta con orgullo desde épocas precolombinas, sin embargo, enfrenta problemas serios para su conservación.

En 1994, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) incluyó al águila real en la lista de especies en riesgo, y posteriormente se clasificó como amenazada, lo que significa que podría desaparecer a corto o mediano plazo.

las filiales de Invivoscribe, LabPMM LLC (San Diego, California, Estados Unidos), LabPMM GmbH (Martinsried, Alemania) y LabPMM GK (Kawasaki City, Japón). Los kits de ensayo de mutación LeukoStrat CDx FLT3 que se distribuyen actualmente en Europa, estarán disponibles en Japón en 2018 y en un futuro, en Estados Unidos y China.

Acciones para su salvación

Enrique Cisneros afirmó que para salvarla se requiere de la participación de todos los sectores: sociedad civil organizada, gobiernos de los tres niveles y empresas con el fin de aumentar el número de parejas de estas aves en el territorio nacional, pero enfatizó que se necesitan mayores esfuerzos y trabajo para encontrarlas y protegerlas, al igual que a las zonas donde se encuentran.

Es importante generar un documento rector para la protección de esta especie”, dijo. Y destacó la importancia de que la sociedad en general conozca, se interese y participe en las labores de conservación y preservación que realiza su organismo en gran parte del país.

Esta ave real habita principalmente en los estados de Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, Aguascalientes, Durango, Guanajuato y Querétaro, incluso se tiene una pareja identificada en Oaxaca, en el Área Natural Protegida de Tehuacán-Cuicatlán.

Consecuencias reactivas

El especialista afirmó que el ser humano ejerce «una fuerte presión» sobre esta ave, víctima de la cacería y del envenenamiento, no siempre porque busquen matarla, pero lamentablemente habita en zonas ganaderas y tristemente hay una práctica muy arraigada entre los ganaderos: matar a los coyotes y a los depredadores. 

Detalló que se alimentan de liebres, conejos, perritos de la pradera, víboras y zorrillos; pueden llegar a comer cabritos, borregos o hasta un perro doméstico, aunque jamás comerá un potrillo o un becerro.

Cuando la gente en el campo las ve alimentándose de un potrillo o un becerro, es porque el águila lo encontró muerto, “ahí es donde empiezan los problemas con los ganaderos, pues muchos las culpan de esas muertes”, explicó.

También son víctimas de los cables de la luz porque llegan a electrocutarse, esto como consecuencia de que los padres del águila real sacan al aguilucho del nido antes de cumplir un año, y lo ahuyentan porque la pareja es muy territorial. Además, el crecimiento urbano y la caza ilegal son factores que afectan a la especie.

Precisó recordar a los ciudadanos que existen organizaciones de la sociedad civil que realizan esfuerzos, apoyados por el gobierno y las empresas, para tratar de conservarla y revertir su situación.

Monte Escobedo, Zacatecas, es un municipio que decretado como la cuna del águila real por ser uno de los sitios con mayor presencia de esta ave.

Águila real mexicana

Los ejemplares de esta especie tienen una envergadura de 2.20 metros más o menos; la hembra llega a pesar hasta cinco kilos y el macho 3.5, en promedio. En el medio silvestre viven aproximadamente unos 25 años.

NOTIMEX

¿Por qué la economía circular impactaría positivamente al medio ambiente?

¿Por qué la economía circular impactaría positivamente al medio ambiente?

Hasta un 7% del oro mundial puede estar contenido actualmente en desechos electrónicos.
La producción mundial de desechos electrónicos está en camino a alcanzar los 120 millones de toneladas por año para 2050 si continúan las tendencias actuales, según un informe de la Plataforma para Acelerar la Economía Circular (PACE) y de la Coalición de Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, presentado en Davos el pasado 24 de enero.

El documento revela que el valor anual de los desechos electrónicos mundiales es de más de 62.5 mil millones de dólares más que el PIB de la mayoría de los países. Más de 44 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos se produjeron a nivel mundial en 2017, lo que equivale a más de seis kilogramos por cada persona en el planeta, o en peso a todos los aviones comerciales construidos hasta la fecha.

Menos del 20% de los desechos electrónicos se recicla formalmente y el 80% termina en vertederos o se recicla de manera informal; gran parte de ellos en los países en desarrollo, lo que expone a los trabajadores a sustancias cancerígenas y peligrosas como el mercurio, el plomo y el cadmio. Los desechos de los vertederos contaminan el suelo y las aguas subterráneas, poniendo en riesgo los sistemas de suministro de alimentos y las fuentes de agua.

Según el informe, además de los impactos en la salud y la contaminación, el manejo inadecuado de los desechos electrónicos está generando una pérdida significativa de materias primas escasas y valiosas como el oro, el platino y el cobalto. Por ejemplo, hasta un 7% del oro mundial puede estar contenido actualmente en este tipo de desechos con 100 veces más de este metal en una tonelada de ellos, que en una tonelada de mineral de oro.

En el informe, los miembros de PACE y la Coalición sobre Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, incluyendo a la ONU Medio Ambiente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Foro Económico Mundial y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, piden una revisión del sistema electrónico actual, enfatizando la necesidad de una economía circular en la que los recursos no se extraen, utilizan y descartan, sino que se valoran y reutilizan de manera que minimizan los impactos ambientales y crean empleos decentes y sostenibles.

Las soluciones incluyen el diseño de productos duraderos, sistemas de recompra y devolución de productos electrónicos usados, la ‘minería urbana’ para extraer metales y minerales de desechos electrónicos, y la ‘desmaterialización’ de productos electrónicos mediante el reemplazo de la propiedad absoluta del dispositivo con modelos de alquiler y arrendamiento, con el fin de maximizar las oportunidades de reutilización y reciclaje de productos.

Para ayudar a enfrentar el desafío de los desechos electrónicos y aprovechar la oportunidad de la economía circular, el gobierno de Nigeria, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y la ONU Medio Ambiente anunciaron una inversión de dos millones de dólares para iniciar la industria formal de reciclaje de desechos electrónicos en esa nación. Con ello se espera el aprovechamiento de más de 13 millones de dólares americanos en cofinanciamiento adicional del sector privado.

Según la Organización Internacional del Trabajo, hasta 100 mil personas trabajan en el sector informal de desechos electrónicos en Nigeria, por lo que esta inversión ayudará a crear un sistema que formalice a estos trabajadores, dándoles un empleo seguro y decente, al tiempo que captura el valor latente en las 500 mil toneladas de desechos electrónicos que se eliminan en el país anualmente.

«Una economía circular trae consigo enormes beneficios ambientales y económicos para todos nosotros», dijo la directora ejecutiva interina de ONU Medio Ambiente, Joyce Msuya.

«ONU Medio Ambiente se enorgullece por apoyar esta asociación innovadora con el gobierno de Nigeria y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, y los esfuerzos del país para poner en marcha un sistema electrónico circular. La supervivencia de nuestro planeta dependerá de qué tan bien conservemos el valor de los productos dentro del sistema al extender su vida», señaló Msuya.

Comienza la temporada de avistamiento de ballenas en Baja California Sur

Comienza la temporada de avistamiento de ballenas en Baja California Sur

El recorrido inicia en la llamada Marina, durante dos horas en promedio, o el tiempo que acuerden los turistas con los prestadores del servicio.

Como cada año el sector turístico, académico y local de Los Cabos, se prepara para la temporada de avistamiento de ballenas que, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), inicia el 15 de diciembre y se extiende hasta el 15 de abril.

En entrevista con la agencia Notimex, Cristian Sánchez Martínez, coordinadora de Educación Ambiental del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, refirió que se trata de uno los espectáculos naturales más maravillosos de la zona, y eso se refleja en la afluencia y atención que genera al turismo.

Los ejemplares llegan luego de nadar más de 50 mil kilómetros, “huyendo” de las bajas temperaturas del norte del continente, desde Alaska, para aprovechar las cálidas aguas del Pacífico mexicano, donde se aparean o tienen a sus crías. En primavera regresan a casa, acción que permite su observación.

Para poder admirar a las impresionantes ballenas jorobadas y a las ballenas grises, el recorrido inicia en la llamada Marina, y se prolonga por lo menos dos horas o lo que acuerden los turistas con los prestadores del servicio, ya que la emoción es intensa desde que la lancha se aleja de la costa.

De acuerdo con el Programa de Investigación de Mamíferos Marinos (PRIMMA) de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), existe un censo que reporta la existencia de tres mil 500 ballenas y más de 20 ejemplares con dispositivos de rastreo satelital.

Este trabajo permite contar con toda la información necesaria para el diseño del Programa de Acción para la Conservación de la Ballena Jorobada de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), y para la propuesta de un santuario ballenero para el corredor Loreto-Los Cabos, promovida por la academia y el gobierno estatal.

Sánchez Martínez recordó que se trata de la migración de mamíferos más conocida del mundo, por lo que atrae a los amantes de la naturaleza, «o los convierte en ello porque se trata de un espectáculo único”.

Y consideró que, junto con el tema de la vaquita marina y su rescate, este espectáculo permite sensibilizar un poco a la población acerca del mundo marino, aunque reconoció que aún falta mucho por hacer.

En ese sentido, recordó que el Museo de la Ballena va más allá de un espacio físico que lleva operando 23 años, pues cumple varias líneas de acción, entre ellas una educación ambiental, el impulso a la cultura, la investigación, además de atender varamientos marinos.

Aseveró que en este 2019, el recinto tendrá otra línea de acción muy importante gracias al equipo donado por el programa Vaquita CPR: se trata de las instalaciones donde se trabajó y se intentó tener en cautiverio a la vaquita marina, mismas que ahora se encuentran en La Paz y tendrán como objetivo atender varamientos marinos.

“Esto significa que cualquier especie marina que llegue ahí podremos trasladarla a este centro, en el que se va a rehabilitar y después se liberará; todo en colaboración con la Universidad Autónoma de Baja California», puntualizó.

NOTIMEX

El rescate de la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, un reto a largo plazo

El rescate de la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, un reto a largo plazo

Gran parte de la degradación ambiental es atribuida a causas humanas como cambio de uso de suelo, incendios, ganadería, expansión urbana, entre otros factores.

La restauración ecológica es una actividad compleja que involucra regresar un ecosistema que se ha degradado, al estado en que se encontraba antes de sufrir daños. La idea de hacerlo a través de campañas de reforestación, en realidad no tiene un gran impacto en la persecución de ese objetivo, afirma el Doctor en Ciencias Biológicas, José Arnulfo Blanco García, profesor investigador de la Facultad de Biología y coordinador del Laboratorio de Restauración Ecológica de la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Sus investigaciones en torno a la restauración ecológica se plantean el objetivo de desmitificar a las reforestaciones como la panacea de la responsabilidad ambiental, y exponer que la restauración es un proceso de recuperación complejo, donde entran en juego muchos factores.

Este proyecto está financiado por el Fondo de Ciencia Básica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y se enfoca en estudiar la adaptación del oyamel (Abies religiosa), que es una conífera arbórea, al cambio climático en la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca en el estado de Michoacán.

Mariposa Monarca

Para José Arnulfo Blanco García, la mariposa es el emblema de Michoacán debido a su belleza, a la magnificencia del fenómeno migratorio que realiza, así como por la representatividad de las condiciones climatológicas y ambientales de los bosques del oriente del estado que le permiten llegar cada año.

“Se trata del bosque de oyamel. Se distribuye en todo el país en sitios templados, altos, con una cantidad importante de humedad en el aire. Se caracteriza porque los árboles tienen una forma cónica y el follaje es de un color muy verde oscuro, formando paisajes muy estéticos. En Michoacán se da un fenómeno que pasa en muy pocos lugares: la formación de masas puras de este bosque, es decir, lugares donde solo hay oyamel. Para que eso suceda se debe estar entre tres mil y tres mil 300 metros de altitud sobre el nivel del mar”.

Cada año las mariposas viajan más de cuatro mil kilómetros de distancia para alejarse del crudo invierno de Canadá, señala el Doctor, ya que los bosques michoacanos les dan las condiciones microclimáticas para hibernar.

“Durante dos meses la Monarca se queda muy quieta. En los árboles se pueden ver racimos de color café formados por las mariposas, que están reposando y recuperándose del viaje. Cuando los días se hacen más largos en febrero, se vuelven activas. Se aparean, comen, empiezan a moverse. A finales de marzo se van, ponen huevos en el camino. Esto es muy interesante porque un ciclo de migración involucra varias generaciones de mariposas. Son generaciones que se van pasando la estafeta. A pesar de ser diferentes y no haber hecho el viaje nunca antes, llegan a los mismos lugares, y esa es la importancia de los bosques”.

Sin embargo, el cambio climático ha afectado también a los bosques de oyamel debido a su expansión acelerada, pues se manifiesta sobre todo en bosques húmedos. Mediante un trabajo conjunto con el Doctor Cuauhtémoc Sáenz Romero, investigador del Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IIAF), se realizó una modelación del cambio de temperatura que tendrán los bosques de oyamel del centro del país hasta 2090.

“El Doctor Cuauhtémoc obtuvo resultados muy preocupantes, pues proyecta que va a desaparecer el 95% de la superficie que necesita el oyamel para existir. Esto no se traduce en que el árbol se extinga, porque no sabemos cuáles serán los mecanismos de adaptación que lleve a cabo, pero sí dejan ver que se va a enfrentar a unas condiciones muy adversas que lo ponen en peligro”.

Es por eso que gran parte del trabajo de ambos investigadores se basa en estudiar cómo se puede adaptar este árbol para que resista condiciones como la sequía. Una de las estrategias que han utilizado es colocar en esos lugares genotipos que soportan la sequía, para que el oyamel no se vea tan vulnerado.

Menciona también que existen algunas plantas que genéticamente resisten más a la sequía porque contienen un aminoácido que se llama prolina, que se produce en condiciones de estrés. Por eso evalúan qué individuos y a qué altitudes se encuentran los más resistentes, para utilizar esas semillas y distribuirlas en los viveros.

Restauración pasiva

mariposa monarca

El Doctor Arnulfo Blanco, quien tiene 16 años dedicándose a los temas de restauración, señala que este es un ámbito relativamente joven en la biología, con el que se plantea buscar las mejores estrategias para la recuperación de un ecosistema hacia un estado similar al que se encontraba antes de degradarse.

“La restauración como disciplina científica es muy nueva. Cuando nació, se veía como una varita mágica que devolvería un ecosistema a como era antes de la degradación. Pero con el tiempo se ha visto que las experiencias de restauración no siempre son las mejores, porque implican un conjunto de complejidades: tipos de árboles, vegetación, clima que se modifica, relaciones entre organismos”.

Y explica que la degradación ambiental puede generarse por múltiples motivos, a veces se debe a factores naturales como erupciones volcánicas, como sucedió un tiempo por el volcán Paricutín. Pero en gran parte es atribuida a causas humanas como el cambio de uso de suelo, incendios, ganadería, expansión urbana, entre otros factores.

“Parte de nuestro trabajo es ayudar a que se reconozca que las reforestaciones por sí solas no siempre contribuyen a la restauración de un sitio, fracasan porque es frecuente la mortalidad de entre el 60% y 90% de los árboles. Se necesitan muchos recursos para llevarlas a cabo, pero no siempre funcionan porque se hacen con especies no aptas para la zona, se reforesta en temporadas inadecuadas, al final de la época de lluvias (en septiembre u octubre), o se ponen plantas muy pequeñas, entre otras causas. Ante tal panorama, hay una moda en la literatura científica internacional que propone dejar que los ecosistemas se regeneren solos realizando acciones de protección del sitio. A esta actividad se le conoce como restauración pasiva, e implica estrategias de mínima intervención para que la naturaleza haga el resto del trabajo”. 

Con su equipo de investigación evalúa la posibilidad de que los bosques de la mariposa se regeneren solos, en lugar de seguir realizando reforestaciones masivas, esto mediante la observación de la abundancia de plántulas de oyamel en el estrato inferior, cuántas de ellas sobreviven y alcanzan tallas mayores, y qué factores ambientales afectan positiva o negativamente este proceso.

Los resultados obtenidos indican un alto potencial de regeneración natural de estos bosques en la zona debido a una elevada abundancia de plántulas de oyamel; desgraciadamente un alto porcentaje muere en el primer año y la estructura del arbolado adulto y juvenil indica escaso reclutamiento en los últimos años.

Es más fácil y barato hacer una conservación, que una restauración

Uno de sus objetivos es buscar técnicas alternativas para que las acciones de  reforestación tengan mejores resultados.

“Una de las técnicas que se está utilizando es el nodricismo, que implica reforestar debajo de arbustos, ya que hoy en día pueden servir de protección ante los veranos secos y calurosos. Es un método muy eficiente, fácil de implementar, y lo comprobamos en un experimento donde plantamos la mitad de los oyameles expuestos directamente al sol y la otra mitad fue plantada debajo de arbustos. Los resultados arrojaron que los primeros tienen un 15% de posibilidad de supervivencia, comparados con los otros (el 80%). Esa es la ventaja que les da las reforestaciones”, afirma la Maestra Aglaen Carbajal Navarro, responsable del proyecto de investigación.

Una de las causas que complican tanto la restauración es el regreso de las especies que se fueron o comenzaron a extinguirse debido a la degradación.

“Normalmente se asume que los animales llegan solos conforme se vaya recuperando el sitio, pero no es del todo cierto, es importante ver el sistema de forma integral, con todos sus elementos; es algo muy difícil de lograr, pero se debe buscar. Gran parte de mi trayectoria he trabajado en sitios con alto grado de degradación, ahí es complicado hablar de restauración integral pero es verdad que debe intentarse, hacer grupos interdisciplinarios de investigadores para lograrlo”, concluye Arnulfo Blanco.

CONACYT